El dedo de contar

Al fin, Brujarella apuntó con su dedo hacia el espacio vacío que había junto al quinto calcetín. Volvió a mirar a la pinza —que seguía sin nada que hacer— y lanzó una última mirada al tendedero; después al cesto vacío, después de nuevo al tendedero...
Algo terrible había sucedido...

El dedo de contar

Otros trabajos en esta galería

  • En casa de Brujarella
  • Un vuelo accidentado
  • El dedo de contar
  • Brujarella
  • La Hermandad de Brujas del Bosque