Madrastra

Y la envidia y la arrogancia fueron creciendo más y más en su corazón, como la mala hierba, hasta que no llegó a tener un minuto de paz, ni de día ni de noche.

Madrastra

Otros trabajos en esta galería

  • Enanos
  • Portada
  • Cazador
  • Madrastra