Firmín

Fabricaba unas ruedas de tal perfección, que el impulso de una mirada bastaba para echarlas a rodar. Rodaban y rodaban hasta perderse tras el horizonte, y sólo uno o dos años después volvían a aparecer por el lado opuesto tras haber recorrido el mundo entero.

Firmín

Otros trabajos en esta galería

  • El cuento del carpintero
  • Firmín
  • Mensajero
  • El Barón von Bombus
  • Entre las nubes